10 problemas que solo las mujeres altas pueden entender

10 problemas que solo las mujeres altas pueden entender

Todo el mundo piensa que las chicas altas tienen muchas ventajas y beneficios en la vida, lo cierto es que como todo, tiene sus ventajas y desventajas, tener esa altura adicional puede traer algunos problemas a tu día a día.

10 problemas que solo las mujeres altas pueden entender
Créditos: quan-nguy-n-vía-unsplash
  • La novia
  • Humor

Si eres alta y siempre lo fuiste en comparación a las demás, debes saber que muchas mujeres no tienen idea de los desafíos que esto les trae a diario en pequeños detalles que parecen cotidianos, y aunque a veces pueden causar frustración, deben saber que solo ustedes pueden sobrellevarlos con dignidad. ¡Dale una mirada a los siguientes puntos, estamos seguros que te identificarás con más de alguno!

1. Esquinas, puertas, vigas… ¡Tengan piedad! 

Estos sitios siempre te producen golpes, moretones y heridas menores, pero igual de dolorosas. Y es que muchas veces, controlar las extremidades no es cosa fácil, más aún cuando intentas moverte en un espacio reducido en comparación a tu tamaño.

2. Aunque te costó, tuviste que decir adiós a los zapatos de tacón alto 

Así es, y aunque el dicho anuncia: “antes muerta que sencilla”, muchas veces tuviste que renunciar a los tacones para no verte superiormente alta frente al resto de los mortales.

3. Bienvenida al complejo de “los pantalones cortos”

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Por más que intentes comprar un pantalón que se ajuste a tus piernas largas, siempre vas a tener un cuidado especial en que no se vean demasiado cortos, aunque ¡anímate!, si fueras baja, tendrías que acudir a las molestas “bastas”.

4. Más de alguna vez te han preguntado si juegas básquetbol

Aunque no hay daño en preguntar, no porque seas alta significa que eres un prodigio de este deporte, ¿verdad?

5. Todos te piden que les pases objetos ubicados en lugares altos

¡Especialmente en la casa o en el supermercado! Pero siempre que tienes la oportunidad, te acercas a ayudar a los demás y darles lo que ellos no pueden tomar con la misma facilidad que tú lo haces. ¡Punto para las chicas altas!

6. Encontrar una pareja de tu tamaño se convierte en una hazaña

¡No se lo tomen tan a la ligera! Aunque para muchos este problema pasa desapercibido, encontrar un hombre de tu altura no es tan fácil como parece.

Puede servirte de gran ayuda echar un vistazo a los Vestidos de novia para mujeres altas, ¡encontrarás tu diseño ideal!

7. A menudo te preguntan cuánto mides

Aquí es cuando entra a preocuparte la poca originalidad que tienen las personas por siempre hacer las mismas preguntas. De seguro ya te cansaste de que todos digan cosas como: “¡no sabía que medías tanto!”, “¡Qué alta eres!”, o “¿Cuánto calzas? De seguro debe costarte encontrar zapatos”, entre otras cosas por el estilo. Por supuesto, para todo esto, ya tienes las respuestas casi aprendidas de memoria.

8. Tus pies llegan más allá del borde de la cama

De seguro aún recuerdas con nostalgia la época en que podías acostarte en tu cama y abrigarte sin problemas con las mantas, y sin destapar tus pies. Ahora, a estas alturas, hasta ya has invertido dinero suficiente en calcetines que te abriguen cuando el cubrecama falla.

9. Viajar en el asiento del avión, auto o micro, siempre es tema

Los asientos se han convertido en un arma de tortura para tus rodillas, ¿acaso no piensan en los altos?

10. Es un suplicio intentar mirarte en un espejo de cuerpo entero

Así que tienes que elegir entre mirar tu rostro o tus pies pero, ¿los dos juntos? ¡IMPOSIBLE!  

Sin embargo, para el lado positivo de las cosas… Siempre encuentras zapatos de tu talla en las liquidaciones finales. ¡Nadie más se los lleva! Y sí, mientras tus amigas se desesperan por encontrar un par en talla 37, tú siempre te relajas porque sabes que encontrarás tu par perfecto en la talla que necesitas.

Nadie tiene permitido sacar prestada tu ropa, a menos que quieran convertir tus poleras en minivestidos, no tiene sentido que te pidan ropa prestada. Y finalmente, ¡puedes ver todo en el cine y los conciertos! Esta es tal vez la compensación más grande que la madre naturaleza te pudo haber dado: puedes ver todo y en cualquier lugar. ¿Y tú, también tienes que luchar con estos inconvenientes?

También te puede interesar Descubre los cuatro beneficios que reporta estar con amigas, ¡lo aconsejan los científicos! o 6 cosas que sólo una mejor amiga entiende de tu matrimonio.

Lo mejor de La novia