Camila y Ángela, ¡música, risas, amor y más amor!

Camila y Ángela, ¡música, risas, amor y más amor!

Luego de seguir un caminito iluminado por velas y encontrar un hermoso anillo de oro blanco, las novias se comprometieron a una vida juntas de amor, romance y compañerismo. ¡No te pierdas esta inolvidable historia de amor!

  • Real weddings
  • Invierno
  • 2016
  • Bío-Bío Región

Camila y Ángela se conocieron en la universidad, se ubicaban entre ellas, pero fue en una fiesta la primera vez que hablaron. Al final de esa noche, Cami le pidió a Ange si podía llevarla en su auto de vuelta a su casa y sin rodeos, ella le dijo “lo siento flaquita, voy llena”. Ese rechazo con estilo, como le llama Cami, no solo le llamó la atención, sino que también ¡le encantó! Puede que no este acostumbrada a que le digan que no, lo cierto es que, desde ese día, nunca más dejaron de hablar, hasta el día de su matrimonio en Concepción, cuando frente a todos sus amados, firmaron el acuerdo de unión civil que las unía por siempre.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Pasó el tiempo, los años y un día de enero, cuando ya llevaban varios meses conversando sobre su futuro juntas, Ángela le preparó una sorpresa a Cami que recordarían por siempre. Ange tuvo todo el día a su futura novia buscando pistas en la casa de sus amigos y familia, luego se dirigieron a visitar su nueva adquisición, un terreno que habían comprado en septiembre, ahí siguieron las sorpresas y cuando finalmente Cami iba llegando al lugar esperado, ya no podía ni ver por las lágrimas que caían de felicidad. Para hacerlo aún más inolvidable, entre medio, comenzó a escuchar los acordes de la canción favorita de ella y de su novia, ese sonido la guió hasta Ange, y cuando por fin pudo ver quienes estaban ahí esperándola, pudo distinguir entre guirnaldas de luces a su banda preferida y su mujer favorita, Ángela. Y así, en medio de la canción “Me reparto en ti” de la banda Dulce y Agraz, las novias se comprometieron con un anillo de oro blanco, un brillante solitario y brillantes laterales de la diseñadora Laura Soffia.

“Fue maravilloso, ridículamente increíble, hubo tanta gente involucrada en la pedida de mano que desbordaba emoción donde fuéramos. Se concretó en nuestro terreno camino a Florida, en un bosque hermoso iluminado por un caminito de velas.” (Camila 2016)

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Y así empezó la organización que les tomó 6 meses. Primero definieron el estilo que querían para la celebración, decidieron que su ambiente favorito estaría determinado por el tema “orgánico”. También definieron la cantidad de invitados y decidieron qué proveedores querían que los ayudaran a llevar a cabo ese día tan especial. Visitaron la banquetera que les facilitaría la elección del lugar, fecha, decoración y otras cosas. Mientras tanto las novias, después del trabajo, se dedicaban constantemente a crear pequeños detalles que reflejaran su personalidad y la importancia de cada uno de los invitados en las vidas de ellas. Y de esta manera, redactaron el libreto con los tiempos, la coordinación de la música, los discursos, agradecimientos, entre otros. Distribuyeron a los invitados en las mesas, los detalles personalizados para los invitados, un kit de caña e incluso un photobooth hecho por las mismas novias. Fue un periodo muy entretenido, donde disfrutaron cada minuto juntas y les alegró darse cuenta, una vez más, lo bien que se complementan y cómo pueden llegar a ser un gran equipo juntas.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Cuando llegó el turno de escoger al profesional que inmortalizaría los momentos, emociones y amor de la ceremonia, la elección fue clara y simple, sería Luis Andrés Vargas. Más aún, después de ver el resultado de la magnífica sesión de preboda.

“Elegimos a Luis Vargas porque no fue un proveedor más, él realmente quedó en nuestras vidas como un amigo, logró captar completamente la esencia de nosotras en la preboda, nos acompañó ese día emocionado como un amigo más de la familia y lo dio todo en la fiesta para reflejar a través de su cámara, el ambiente que vivimos esa noche.” (Cami y Ange 2016)

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas
guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Preparación de las novias

El 9 de Julio de 2016 llegó el día de su acuerdo de unión civil. En dos lugares distintos, cada una comenzó a prepararse, a Ángela la maquilló y peinó Macarena Almeida y a Camila y su familia, las maquilló Bernardo Quiroz de Hazte ber make up  y peinó Alejandra Olivares.

En cuanto a los vestidos, ambos fueron diseñados por Sandra Vega Alta Costura, de manera independiente, para no conocer los detalles de los vestidos, iban a las pruebas días distintos y tenían acordado no decir nada entre ellas. Camila eligió un vestido strapless, y Ángela, uno envolvente que llegaba hasta su cuello. Ambas, en su propio estilo, se veían preciosas y se complementaban.

Paola Pezzani se hizo cargo de los ramos de novia y los tocados fueron diseñados con flores y hojas naturales por Stephani Contreras de Pétalo Taller de Flores.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas
guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Ceremonia

La ceremonia se celebró en el Club de Campo La Posada, camino a Coronel. Paola Pezzani, con un equipo de trabajo maravilloso, se encargó de la decoración floral de la ceremonia, además de crear, a solicitud de las novias, una pared verde para darle vida a la temática de lo orgánico. Cuando estaba todo listo para dar comienzo a la ceremonia, Camila se dio cuenta que se le había quedado el carnet en la casa de sus papás. Fue una larga espera de una hora y media, la paciencia fue la virtud de los invitados y de la oficial del registro civil. Lo bueno es que la gente estaba feliz y disfrutando, por lo que la espera, no fue de gran importancia después de todo.

Cuando las novias ya tenían todo lo indispensable para casarse, se dio inicio a esta extraordinaria boda de invierno, los primeros momentos fueron los más emotivos, tal y como lo describen las protagonistas de esta historia: “La entrada de las novias fue definitivamente un interruptor de emociones para todos y todas.” Mientras sonaba la canción favorita de las novias, cada una entró del brazo de sus padres, primero Ange y luego, Cami.

Era el mismo tema que sonaba cuando Ángela le pidió matrimonio a Camila, esta vez, también cantada en vivo por Daniela González de “Dulce y Agraz”, pero acompañada por el vocalista de la banda penquista “Mantarraya”, Bastián Grañas.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas
guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Ya en el altar, cada una leyó los votos, y los ojos de ambas se iluminaron de emoción y desbordaron amor, se traspasaron las argollas y, como parte de un ritual personal, plantaron un árbol, que más bien fue simbólico, éste estaba en un macetero gigante, donde lo regaron y le echaron tierra.

“En general fue todo muy emotivo, la gente que nos acompañó era la precisa, nos respetan y quieren como somos, sentimos su buena energía y cariño en esos momentos.” (Cami y Ange 2016)

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Celebración

Era el momento de celebrar luego de una ceremonia donde, literalmente, se respiraba amor, confianza, complicidad y una gran amistad. Los invitados pudieron encontrar su asiento en un mapa de ubicación que tenía sus fotos, y las novias, felices, brindaron entre risas y miradas que llenaron de orgullo los corazones de sus familias.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas
guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

La banquetera a cargo fue excelente, Paola Pezanni también se hizo cargo de la cena, y desde la decoración de flores hasta este momento, ella fue un elemento crucial. “…ella fue un pilar para nosotras, creo que estaba más emocionada que nosotras en algún punto de la organización.” (Cami y Ange 2016)

Para la decoración de las mesas, y debido a la creatividad ilimitada de las novias, pusieron piñas doradas con fotos de su preboda. Durante la cena, los acompañó la banda de jazz del vocalista Alejandro Venegas “Frank & Big Band” y “Julius Popper”, su presentación fue fundamental para lograr un ambiente acogedor y entretener la velada.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Si bien para el baile no habían preparado nada, porque encontraban que la idea era un poco “cursi”, al comenzar la fiesta empezaron a bailar con sus padres y espontáneamente, se produjo un hecho memorable, por momentos bailaban los cuatro y se intercambiaban.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Cuando llegó la hora de tirar los dos ramos, decidieron que uno sería para las solteras y el otro, para las casadas. Incluyeron un set de regalos con jabones de Jardín de Hadas, un labial Mac y otros pequeños detalles. Y para complacer al grupo masculino de la fiesta, lanzaron una caja de whisky con una polera negra estampada en blanco con la frase “KEEP CALM” y “tú eres el próximo”, lo más interesante es ¡que la predicción se cumplió!

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Para animar la fiesta, hicieron cintillos de flores para cotillón y compraron mascaras de animales y suspensores de flores en Tu Matri es único. Para el photobooth, restauraron un marco antiguo de los padres de Ange, para que los invitados se sacaran fotos entretenidas, el fondo era la muralla verde y un amigo las ayudó a hacer una letra “&” adornada con luces. Y una magnífica idea para tomar con estilo, pintaron un rack de color dorado con tubos de ensayo, en los cuales sirvieron shots de Jägermeister.

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

Los invitados recibieron muchos detalles de parte de las novias, ellas se dedicaron enteramente a elaborar recuerdos con sus propias manos, con tiempo y paciencia. Primero, diseñaron el parte de matrimonio, donde crearon una versión digital para aquellos que, con más juventud, un papel hubiese sido un desperdicio más en el mundo y para los invitados menos tecnológicos, una versión impresa ideada por las novias.

Absolutamente todo fue pensado para los invitados y, de esta manera, como regalo principal, mandaron a pedir un té verde de guayaba con canela a Botánica Gourmet en Villarrica. En cada puesto, dispusieron una bolsita de 50 grs aprox, la cual llevaba adjunta una cucharita de madera con un estampado que decía “SRA & SRA” y un sticker con la frase “gracias té verde de guayaba y canela” y al reverso, un mensaje personalizado para cada uno de los invitados.

“…la gente hasta el día de hoy agradece el regalo por lo rico que es el té. Hay que mencionar que este detalle tan especifico significó coordinar donde se sentaría cada persona (no bastaba con ubicar la mesa, sino que el asiento especifico).” (Cami y Ange 2016)

guardarLuis Andrés Vargas
Créditos: Luis Andrés Vargas

¡Muchas felicidades por su matrimonio! Lleno de pequeños y grandes detalles, hicieron sentir a cada uno especial e irremplazable, una boda que irradió alegría a cada momento. ¡Gracias por compartir su historia!

Fotografía: Luis Andrés Vargas | Peinado y Maquillaje Ángela: Macarena Almeida | Maquillaje Camila: Bernardo Quiroz de Hazte ber make up | Peinado Camila: Alejandra Olivares | Vestidos de novia: Sandra Vega Alta Costura | Ramos de novia, Decoración floral y Banquetería: Paola Pezzani | Tocados: Pétalo Taller de Flores | Centro de eventos: Club de Campo La Posada | Cotillón: Tu Matri es único | Jabones: Jardín de Hadas | Regalo para invitados: Botánica Gourmet 

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Club de Campo La Posada Parcelas Eventos
TuMatriEsÚnico Cotillón y Animación matrimonios
Paola Pezzani Banquetería matrimonio
Macarena Almeida Make Up Maquillaje y peluquería
Sandra Vega Atelier Tiendas de novia
Botánica Gourmet Recuerdos de matrimonio
Pétalo Taller de Flores Flores matrimonio
Bernardo Urriaga MUA Maquillaje y peluquería