Cota y Pablo: El gran salto de sus vidas

Cota y Pablo se conocieron en el colegio en 1º medio en Rancagua. Al principio eran solo muy buenos amigos, pero pronto empezaron a gustarse y el amor creció hasta que decidieron convertirse en pareja al año siguiente. Después de eso, Cota se fue a vivir a Santiago y empezaron una relación a distancia que duró 2 años, cuando ambos entraron a la universidad en Santiago. Él estudió ingeniería civil industrial y ella periodismo, los dos con vocaciones totalmente distintas, seguían total y completamente enamorados y ahora tenían la posibilidad de verse cuando quisieran.

“Fuimos creciendo juntos, graduaciones, primeros días en la universidad, periodos de exámenes, tesis y finalmente la hora de buscar trabajo”. (Cota 2016).

Cota encontró trabajo en Santiago, pero Pablo en Rancagua. Nuevamente la situación se complicaba y su amor se ponía a prueba aunque la relación que llevaban era muy estable y de mucho amor, así que convirtieron los fines de semana, feriados y vacaciones en sus más preciados momentos. Cada semana esperaban el viernes para verse, ir al cine, al teatro, ver a sus amigos y disfrutar una comida juntos. Las semanas eran largas y los fines de semana tremendamente cortos.

El viernes 2 de octubre, justo un día del cumpleaños de Cota, Pablo llegó a visitarla como de costumbre. Eran alrededor de las 6 de la tarde y venía muy cansado por el viaje y la semana laboral. La mamá de Cota le pidió que fueran al supermercado a comprar algunas cosas para compartir y ella aceptó sin mucho ánimo. Cuando volvieron, extrañamente la puerta de la casa estaba con llave y Cota pensó que quizá Pablo le había preparado un cumpleaños sorpresa, idea que tampoco le pareció muy buena. Al abrir se encontró con un espectáculo memorable; una hilera de globos en el techo, de los cuales colgaban fotografías y mensajes; y de fondo la canción “Llegaste tú” de Juan Luis Guerra con Luis Fonsi.

La futura novia no entendía nada y empezó a leer los mensajes y mirar las fotos, unas divertidas, otras románticas, todo resumía los momentos que habían vivido juntos. Al final de la hilera de globos, una flecha gigante rosada apuntaba a una caja redonda llena de chocolates, peluches, muchos tickets de “vale por” y una foto, la que se habían tomado saltando de una cascada en Pucón y decía “El salto más grande de nuestra vida”. En ese preciso momento Cota se dió la vuelta y empezó a a sonar “Quiero casarme contigo” de Carlos Vives, ¡Pablo apareció con el anillo! Y por si esto fuera poco, la mamá de Cota y su pareja grabaron de principio a fin muy emocionados, esta histórica petición de manos, dejando evidencia imborrable del amor, del romance y la persistencia de esta pareja implacable de enamorados.

“No podía creerlo, le había pedido de regalo de cumpleaños una experiencia (me imaginaba ir a hacer canopy o algo por el estilo), y claro que fue la mejor experiencia de nuestras vidas”. (Cota 2016).

La organización de su matrimonio en Santiago duró 10 meses, aunque la primera semana ya habían elegido y reservado el lugar y la fecha. Luego de 9 años juntos, ambos estaban igualmente listos para dar el siguiente paso. Cota cree que fue algo así como “con el vestido de novia (y traje de novio) en la cartera”. ¡Totalmente enamorados!

Mandaron a hacer las invitaciones con Pajarito de Papel, unos partes rústicos, lindos y muy originales. Disfrutaron mucho el proceso de la organización, claro está, ¡más la novia que el novio! Pasaron mucho tiempo planeando cómo decorar el salón, qué tipo de ornamentos usarían para la ceremonia, el diseñador del vestido de novia y la parte más difícil, hacer la lista de invitados y distribuirlos en las mesas. En ese minuto les complicó aún más ser ambos de padres separados, ¿dónde los iban a sentar y con quién? Al menos, les reconfortaba saber que, a pesar de eso, ambos seguían creyendo en el matrimonio y en el amor eterno, tal y como ellos mismos se proyectaban; por siempre juntos.

Preparación de los novios

Fue una mañana muy entretenida, la novia estaba muy nerviosa y contenta, tenía que verse bellísima ese día, y la profesional Mariana Bacarreza fue la encargada de que eso sucediera. Le delineó los labios y su mirada resplandecía con unas pestañas negras y curvilíneas. Con mucha paciencia, le dedicó todo el tiempo necesario para que Cota brillara como ella había soñado, luciendo el pelo recogido por un tocado blanco diseñado por Catalina Guzmán de MDCL, de quien también fueron los elegantes aros que lució la novia. Un trabajo delicado, precioso y único. Y para finalizar su atuendo, el vestido de novia de la diseñadora Francisca Larraín, un hermoso diseño del que la novia se enamoró instantáneamente.

Por su parte, el novio vistió un impecable terno negro, chaleco de vestir del mismo color, camisa blanca y humita también negra. Un look muy elegante, especialmente cuando llevó el chaleco de vestir y lució el contraste de tonalidades.

La ceremonia y sesión de fotos

Llena de ilusión y felicidad, Cota llegó a casarse a la parroquia Nuestra Señora de las Nieves y entró del brazo de su padre con su característica sonrisa que iluminaba todo. Ahí esperaba su futuro marido, nervioso e impaciente no podía creer lo hermosa que estaba la novia. Con mucho orgullo de haber recorrido el camino juntos hasta ese día, ambos se pusieron las argollas de matrimonio, seguros que por fin ahora, no habría distancia que los separara. A la salida, los recién casados no entraban en sí de felicidad, cuando de repente todo se tornó multicolor y los papeles rosados, azules, amarillos y celestes les daba la bienvenida a esta nueva vida que ya estaba comenzando.

El sol ya se estaba poniendo y los novios se preparaban para lucir como una pareja de cuentos de hadas en las fotos de Deborah Dantzoff. Con mucha profesionalidad, la fotógrafa captó la particularidad del lugar y los novios, y así lo plasmó en sus fotos. Las fotografías hablan por sí mismas:

“…debo decir que es una de las cosas que más me han alabado del matrimonio. Estos recuerdos, que quedan durante toda la vida, Deborah los rescató en todo su esplendor. Captó la esencia del momento, las miradas, las risas y el amor”. (Cota 2016).

La celebración

Llegó el momento de celebrar en el Hotel Manquehue salón “La Cantera”. Todo estaba espléndido, la comida maravillosa y la decoración, a cargo de Lorangerie, fue simplemente sorprendente. La novia destaca principalmente a Marie Claire Diemer, quien cumplió todas las expectativas, ideas y caprichos que ella quería para su día, dejando el lugar hermoso y el ambiente muy romántico.

Con tanta felicidad y satisfacción, los recién casados se entregaron a la fiesta y al disfrute. Llegó el brindis y el baile de los novios, donde Pablo lució orgulloso sus movimientos gracias a las interminables horas de clases, ¡todo esfuerzo valió la pena! Finalmente, la recién casada tiró el ramo de novia, mientras las solteras de la fiesta pensaban en ser la próxima afortunada y poder realizar un matrimonio tan lindo y romántico como el de Cota y Pablo.

Fue sin lugar a dudas un matrimonio sin igual. Rodeado de sorpresas, esperanzas, inspiración y, lo más importante, amor. Disfrutaron cada proceso de su relación, desde el colegio, la distancia, la universidad, los primeros años de vida laboral, la preparación del matrimonio, todo siempre hecho con dedicación, paciencia y convicción:

“Fue muy divertido cuando practicamos con profesora y todo el que sería nuestro baile especial y cuando nos comimos TODO en la degustación. Fue agotador pero enriquecedor haber escrito a mano a cada uno de los invitados un mensaje especial por acompañarnos ese día y fue realmente lindo haber preparado todo esto juntos”. (Cota 2016).

En todo momento pudimos ver el afecto y la devoción que esta pareja de recién casados no ha parado de sentir desde que, hace ya 10 años, emprendieron este camino juntos. ¡Felicidades a los novios y muchas gracias por compartir esta hermosa historia de amor!

Tarjetas de invitación: Pajarito de Papel | Peinado y Maquillaje: Mariana Bacarreza | Tocado: MDCL Catalina Guzmán | Traje de novia: Francisca Larraín | Centro de eventos: Hotel Manquehue | Fotografía: Deborah Dantzoff | Decoración: Lorangerie

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Danos tu opinión

Créditos: Cinekut
Manuela y Fabián ¡viviendo, bailando y amando bajo la lluvia!
Una pareja que conoce lo que es el amor, las sonrisas y el pasarlo bien, realizó una ceremonia donde las lágrimas invadieron los rostros de los presentes y armaron una fiesta inolvidable, ¡no te pierdas esta historia llena de encanto y locura!
Javiera y Nicolás, un amor nacido desde la universidad
Javiera y Nicolás, un amor nacido desde la universidad
Javiera y Nicolás se conocieron mientras estudiaban en la universidad. El flechazo surgió de inmediato y ambos han protagonizado una romántica celebración de matrimonio. ¡No tiene pierde!
Créditos: Deborah Dantzoff
Priscilla y André, ¡una boda de viajes, fotografías e infinito amor!
Se vieron, conocieron, enamoraron y casaron. Una historia que comenzó en Chile, se concretó en Venecia y se fotografió en los lugares más hermosos del país, ¡imperdible!

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información