Fran y James, ¡el romance de un loco amor de verano!

Fran y James, ¡el romance de un loco amor de verano!

Se conocieron en un loco viaje a Centroamérica y recorrieron océanos para encontrarse. Después de conocer esta romántica historia de amor, todos se emocionarán. ¡Es una historia de película, imposible perdérsela!

  • Real weddings
  • Primavera
  • Rústico

Contar la historia de Fran y James es como relatar un viaje de dos enamorados que, con paciencia y determinación, lograron todo lo que para muchos es impensado, recorrer el mundo y dejar tu país para estar juntos. Y es que cuando no te enamoras de un coterráneo, las posibilidades se estrechan y las decisiones se vuelven blanco y negro, entonces decides apostar todo y como en el caso de esta romántica pareja, celebrar un maravilloso matrimonio en Santiago.

Fran, chilena, conoció a James, australiano, en un viaje fortuito a Máncora. Ambos se encontraban lejos de casa, en medio de una aventura con sus amigos y disfrutando de unas entretenidas y como ya veremos, mágicas vacaciones.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

James con 24 años había organizado un viaje por todo Sudamérica con sus cinco mejores amigos del colegio. Era el verano del 2010 y hacer un viaje así era como un sueño para los jóvenes autralianos, pues veían el continente como un lugar místico y sorprendente. Por su parte, Fran y sus dos mejores amigas tenían pensado ese mismo verano viajar a Australia por tres meses, pero al final no alcanzaron a juntar la plata y decidieron postergarlo para el próximo. En compensación, decidieron hacer un viaje de dos semanas a Máncora/Perú y Montañitas/Ecuador.

El 20 de enero llegaron a Máncora después de un viaje en bus desde Lima de 20 horas, estaban exhaustas, pero era su primer día de viaje por lo que fueron al bar a pedir su primera piña colada. Unos minutos después ya estaban conversando con unos guapos australianos que conocieron al lado de la piscina.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

“…yo estaba media chata porque venía cansada y no quería tener que pensar para hablar en inglés… así que no hablé nada hasta que se me acerca James y me dice “hola” en español, pensando que el hablaría en español, pero después del hola todo fue en inglés, y la verdad que al verlo inmediatamente quise seguir hablando con él…” (Fran, 2017)

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Todo ese año mantuvieron el contacto chateando, todos los días y a veces eran horas. Luego de esto, con las dos mejores amigas de Fran se pusieron a organizar todo para lograr el viaje a Australia que habían postergado. En diciembre del 2010, justo tres días antes de navidad, llegaron a Australia y Fran, además de todos los sueños y expectativas, volvería a ver a James luego de 10 meses separados.

Se juntaron la noche del mismo día que habían aterrizado, James las fue a buscar al hostal y salieron a carretear toda la noche los cuatro, tal cual hacía 10 meses en Sudamérica. Los tres meses que duraba el viaje, Fran estuvo viendo a James todo el tiempo, empezaron una relación y James le dijo por primera vez que la amaba, fueron lejos unos de los mejores meses en la vida de Fran.

Llegado el momento de partir y de Fran seguir con la universidad, acordaron seguir la relación a distancia. Estuvieron dos años así, en los cuales se vieron tres veces, cada ocho meses se turnaban para viajar. Fran fue dos veces y James una vez a Chile; “…donde al fin mis papás, familia y amigos pudieron conocer al famoso James del cual yo tan entusiasmada estaba y nadie estaba muy feliz al respecto.” (Fran, 2017)

Finalmente todo resultó bien, estar lejos el uno del otro fue tremendamente difícil, sobre todo porque para Fran y James es muy importante sentirse, abrazarse, tocarse y, en definitiva, estar cerca. Sabían que siendo constantes lograrían su objetivo y ese “estar juntos” que se veía como un sueño, se haría realidad.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Así fue como después de terminar la universidad, Fran se fue a Perth en Australia, James vivía allí porque lo habían transferido desde Sídney por trabajo. Estuvieron viviendo juntos dos años y medio, hasta que Fran logró convencer a James que se fuera con ella a Chile, al menos por un tiempo. Si bien James pensó que serían seis meses, ya van dos años a la fecha.

Luego de 10 meses de haber llegado a Chile, y ya habiendo conocido todo el entorno de Fran, su familia, cultura y todos aquellos detalles importantes, James se fue a visitar a su familia por dos semanas a Australia. Ya se conocían por varios años y estaban profundamente enamorados, locos por pasar la vida juntos, compartir sus hobbies como ver películas, salir a comer, disfrutar de un buen vino mientras conversan y viajar.

Al volver James y cuando le estaba entregando a Fran un perfume que le había encargado, le dice que le tiene otro regalo y así sacó una caja preciosa, mientras Fran pensaba ¡OMG, se viene la petición de mano! Y es que le venía tirando indirectas a James hace un buen rato. Pero no, no era el momento aún, la bella caja contenía solamente unos hermosos aritos.

Un mes después fueron a esquiar a Valle Nevado, actividad que James quería hacer desde que había llegado a Chile. Estuvieron toda la mañana esquiando y antes de ir a almorzar, James le propone bajar una última vez desde la montaña más alta. Fran no sospechó nada ya que sabía que James adora las montañas porque en Sídney no hay. Cuando estaban en la cima, le empezó a decir todas esas cosas lindas de ellos y de su relación y sin todavía intuir nada, James se arrodilló en la nieve y le preguntó fuerte y claro: “Would you marry me?”

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Desde ese momento se pusieron a organizar el matrimonio, tenían un año y dos meses para prepararlo, donde lo que más les preocupaba era avisar con anticipación a todos aquellos invitados que vendrían de Australia. Todo empezó bastante controlado, Fran se encargaba de buscar y cotizar los proveedores y James ayudaba a elegir, ya que como su español no era tan bueno, le era difícil contactarlos. Pero como además tiene muy buen gusto, también tenía la misión de elegir la mayoría de las cosas, Fran por lo general siempre estaba de acuerdo.

Las invitaciones, tarjetas de agradecimiento, menús y todo el diseño gráfico fue encargado a Andrea Verdugo, realizando un trabajo maravilloso, personalizado y de muy buena calidad.

guardar
Créditos: Andrea Verdugo

Cuando ya tuvieron los 25 invitados confirmados de Australia la planificación se volvió más estricta y estresante, pues también tenían que organizar el alojamiento, los planes y todo lo que significaba su estadía en Chile. La novia terminó muy estresada la última semana arreglando los últimos detalles previos a la boda, no durmió nada la noche anterior al matrimonio y si bien se arrepiente, valió la pena, pues todo salió maravilloso.

Preparación de los novios

El 7 de octubre era el día escogido para el gran evento, la novia se preparó junto a sus damas de honor y su mamá en el mismo centro de evento. La profesional Josefina González se encargó personalmente de Fran, le acentuó sus característicos rasgos y aplicándole un tenue maquillaje, dejó un rostro claro, resaltando su belleza y luminosidad. Para el peinado realizó un medio moño, sencillo y elegante que terminaba con un tocado que la novia había arrendado en Della Novia.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

El vestido de novia fue un diseño de la tienda de Cata Hartard Oui Novias, de escote en V, cintura media y una pequeña cola que se arrastraba al caminar. Combinó su elección con unos zapatos soñados que encontró por Internet de la marca Designer Shoes Warehouse (DWS). La novia nos cuenta que acudió junto a sus damas de honor el día anterior al matrimonio a The Nail Project para hacerse las uñas.

Acompañó su impecable look con el anillo de compromiso de diamantes de Brilliant Earth, que James había encargado desde EE.UU. a Australia y que cuando había ido en julio de vacaciones había traído especialmente para la petición de mano. Y los anillos de matrimonio que mandaron a hacer a Joyería José Fernández, joyero de toda la vida de la familia de Fran.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

James se preparó junto a sus amigos en el Hotel Ladera en Providencia. Tanto el novio, como los padrinos y el papá de la novia encargaron su traje a medida a Sebastián Marten Sastrería. James vistió pantalones y chaqueta sin mangas de color azul, camisa blanca, corbata rosada obscura y zapatos color café Florsheim. La botonera del novio, así como la de los padrinos fueron hechas por Azahar, al igual que los ramos de las damas de honor.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Ceremonia y sesión de fotos

En las mismas dependencias del centro de eventos escogido, Casa Parque Nos, específicamente en el jardín y rodeados de naturaleza, se encontraba un maravilloso altar. La entrada fue majestuosa, mientras sonaba de fondo “Sweet Disposition” de Temper Trap, entró el novio con su mamá, el papá del novio con la mamá de la novia, las damas de honor con los padrinos y luego los pajes. Por último, y cambiando a una romántica canción que los novios se habían emocionado al escoger “Sea of Love” de Cat Power, entró la novia, con un ramo de diversas flores de Azahar y del brazo de su padre, feliz y sonriente. James no pudo evitar emocionarse, había llegado el día tan esperado y soñado.

“Yo creo que lo más emocionante para ambos fue la ceremonia y los consejos que nos dieron nuestros papas junto con nuestros votos. De hecho, James se puso a llorar cuando me vio entrar y a mí se me derritió el corazón cuando lo vi.” (Fran, 2017)

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

La ceremonia fue primero civil y luego simbólica, donde recibieron algunos consejos de sus padres, pronunciaron sus votos que hicieron llorar a más de uno y finalmente el ritual de las arenas, donde en una botella de vidrio mezclaron arena de una playa en Sídney, donde James solía veranear cuando chico, y arena de la playa de Duao en la costa de la región del Maule.

“Fue mágico como todos nuestros amigos chilenos se mezclaron con los australianos esa noche y todos se llevaron muy bien, había un ambiente muy mágico esa noche.” (Fran, 2017)

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Los imprescindibles recuerdos fotográficos quedaron a cargo de, tal y como lo describe la novia, el gran fotógrafo Christian Puello de Puello Conde Fotografía, profesional que captó con elocuencia y talento el sentir de los novios. Envueltos en un fascinante escenario campestre, se hicieron parte de la escena, de la atmósfera, irradiando felicidad, brillo y alegría.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Celebración

Todo estaba perfectamente bien preparado en Casa Parque Nos. La banquetera Dominga Eventos se preocupó de toda la decoración, tanto de la ceremonia simbólica que tuvieron, como del salón y la comida. En el cóctel se presentó el trío de Jazz Contranova que deleitó a todos los presentes con música en vivo.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Los novios habían mandado a hacer vasos de shot de tequila con el logo impreso del matrimonio en Importadora Santa Elena, con ese vaso hicieron un shot junto a todos los invitados y procedieron con el vals para dar inicio a la fiesta. Para esta ocasión, los novios tomaron clases con el profesor Bastián Retamal y prepararon una coreografía con una canción de los australianos Angus y Julia Stone.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

De las luces y el DJ se encargó Cristian Parragué de Mi Evento, una completa iluminación con un buen repertorio y secuencia que hizo posible una entretenida fiesta. En un momento las invitadas de la fiesta comienzan a sostener velos del vestido de Fran, mientras ella se encontraba justo en el medio de las invitadas. La novia había visto eso mismo en fotos de otros matrimonios, encontrándolo entretenido y pintoresco, en la mitad de la fiesta se dio cuenta que con su vestido también se podía hacer y les dijo a los asistentes que se lo tomaran y bailaran. “…todo improvisado muy entretenido, las sobrinas de Australia de James estaban fascinadas tomándome el vestido (en la foto se puede ver a una).” (Fran, 2017)

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Luego vino el momento de entregar el ramo de la novia, para lo cual Fran realizó el ritual del ramo de cintas, donde las solteras sujetan cintas de colores que la novia va cortando, la última en quedarse con la cinta, ¡es la próxima en casarse! También el novio lanzó el whisky y los novios cortaron el pastel. La torta fue una idea de los padres de Fran encargada en Tortas Terra, un detalle dulce para continuar con la tradición.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía
guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Había muchísimos detalles preparados para los invitados, desde vinos de la Viña Loma Cauquenes con etiquetas personalizadas hechas por Andrea Verdugo, una cabina de fotos muy inusual y entretenida llamada Magic Mirror de la empresa Magical Moments y cotillón que Fran con su dama de honor había ido a escoger ítem por ítem en Meiggs.

guardarPuello Conde Fotografía
Créditos: Puello Conde Fotografía

Y para seguir con los recuerdos, rememorar las risas, miradas inquietas, felices y cómplices, los videastas se Cinema Luz cubrieron cada minuto de la preparación, ceremonia y fiesta, para que luego los expertos de Grupo Fast Films, con su creatividad ilimitada elaboren un maravilloso video que sacará más sonrisas, lágrimas y amor.

¡Muchas felicidades por su matrimonio, les deseamos una hermosa vida juntos en esta aventura que une dos continentes!

Maquillaje y Peinado: Josefina González | Tocado: Della Novia | Vestido de novia: Oui Novias | Zapatos novia: Designer Shoes Warehouse | Anillo de compromiso: Brilliant Earth | Argollas de matrimonio: Joyería José Fernández | Preparación novio: Hotel Ladera | Traje de novio, padrinos y padre de la novia: Sebastián Marten Sastrería | Zapatos novio: Florsheim | Botoneras, ramos de flores: Azahar flores de novia | Fotografía: Puello Conde Fotografía |Centro de eventos: Casa Parque Nos | Banquetera: Dominga Eventos | Trío de jazz: Contranova | Vasos shot de tequila: Importadora Santa Elena | Vinos: Viña Loma Cauquenes |  Profesor vals: Bastián Retamal | Torta: Tortas Terra | Diseño gráfico: Andrea Verdugo | Cabina fotográfica: Magical Moments | Videastas: Cinema Luz / Grupo Fast Films |

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Dominga Eventos Banquetería matrimonio
Casona Parque Nos Hoteles matrimonios
MI Evento Música en vivo
Della Novia Accesorios Novia
Azahar Flores de Novia Flores matrimonio
JOSEFERNANDEZ JOYEROS Argollas de matrimonio
Tortas Terra Tortas y dulces de matrimonio
Fast Films Videógrafos
Cinema Luz Videógrafos
Florsheim Tiendas novios
Magical Moments Cotillón y Animación matrimonios
Contranova Música en vivo
Oui Novias Tiendas de novia
Bastián Retamal Clases de baile
Maquillaje Josefina Gonzalez Maquillaje y peluquería