Marianne y Felipe, el amor y las sorpresas de una torta Millie Voglie

Marianne y Felipe estudiaban juntos en la universidad pero recién en cuarto año de carrera se conocieron. Nunca antes habían estado en la misma clase, nunca habían sido compañeros, pero tan pronto se conocieron, comenzó una linda amistad que a los 3 meses se convirtió en pololeo. Era claro que se encantaban y ya estaban súper enamorados. De eso hace ya 7 años, y en ese momento nunca imaginaron que llegaría el día en que estuvieran planeando su matrimonio en Santiago, con toda la alegría y entusiasmo que eso significa.

Los futuros novios siempre se sintieron partners antes que todo. La confianza y la amistad siempre fue la base de la relación que estaban construyendo, además de que ambos son bien parecidos y disfrutan con cosas simples y cotidianas como ir la playa, comer algo rico, ver películas en la casa y juntarse con sus amigos y familia. Fundamentalmente compartir juntos e ir conociéndose día a día, su entorno, sus sueños, sus reacciones, su amor. Conocerse a tal punto que entre ambos se forma ese compañerismo y familiaridad que permite sacar lo mejor de los momentos difíciles. Eso es lo que ellos han construido, ¡un amor impermeable!

Ya vivían juntos hace un año cuando hablaron de dar al siguiente paso, aunque no era algo tan indispensable en ese momento de la relación, todo iba creciendo y tomando forma a su propio ritmo. Un día feriado, a Felipe se le ocurrió prepararle la once a Marianne, ella recién iba llegando a la casa y encontró dos pedazos enormes de su torta favorita, la Millie Voglie (de trufa con mantequilla de maní) del restaurante “Pasta Basta”. La felicidad de la futura novia fue instantánea, ¡qué grata sorpresa! Pero eso era solo el comienzo…

Felipe empezó a insistirle en que comiera más y más torta, lo cual le pareció extraño a Marianne, ya que por lo general no le insiste puesto que ella come demasiado dulce. Hasta que por fin Marianne empezó a entender y entremedias del pedazo de torta encontró un papel como de bolsita de té. Marianne, con la intención de seguirle el juego, le preguntó ¿qué será? ¿Se le habrá quedado algo aquí a alguien?

La sorpresa llegó cuando finalmente abrió el papel y se encontró un precioso anillo de compromiso. Entonces Felipe, que estaba sentado junta a ella, le preguntó ¿quieres casarte conmigo? Muy asombrada, nerviosa y contenta, Marianne no dudó en exclamar ¡sí! 

“Me pidió matrimonio el 21 de mayo 2014, de la forma perfecta para mí, jamás se me hubiese ocurrido”. (Marianne 2016)

Luego de la propuesta, pasó mucho tiempo hasta poder concretar lo que realmente querían hacer el día de su matrimonio, ¿ir solos los dos a casarse por el civil o celebrar a lo grande? Todo dependía del presupuesto y por supuesto, de lo que ambos esperaban de ese día. La novia comenzó a darse cuenta de que para organizar un matrimonio había que saber muchas cosas y tener en cuenta otras tantas, por lo que se abrumó y el novio empezó a pensar que era mejor no hacer nada. Finalmente, Marianne decidió que sí quería celebración, una sencilla y sin mucha parafernalia.

“Lo que sí queríamos era que fuese una boda de día con ceremonia civil (no nos casamos por la iglesia ya que no somos creyentes) ojalá en un lugar más campestre al aire libre en primavera o verano. Finalmente fue en marzo”. (Marianne 2016)

No fue fácil organizar la boda pero la novia contaba con el apoyo de sus hermanas y su mamá que entendían lo que ella quería, además sabían cómo llevar a cabo todas las ideas. Así fue como su talentosa hermana, Jocelyn Giese, se hizo cargo de los partes de matrimonio. Eran tipo invitación concierto, sugiriendo tenida semiformal para que los hombres pudiesen estar más cómodos en el matrimonio, que era de día y en verano.

Créditos: Jocelyn Giese

Preparación de los novios

Y llegó el tan esperado 12 de marzo con la novia preparándose desde temprano para lucir hermosa el día de su boda. Annya Nazal se hizo cargo del maquillaje y el peinado. Así le delineó los ojos negros y le matizó sutilmente el rostro, además, le onduló el pelo y le sujeto el medio moño con un tocado blanco y pequeño de La Casa Blanca. Annya fue muy comprensiva y le dedicó mucho tiempo a la prueba de peinado y maquillaje para que Marianne se sintiera relajada y en confianza ese día.

Como complemento, sus aros de Marcela Coggiola eran unas elegantes gotas tornasol, en los cuales su brillo hacía juego con los enamorados ojos de Marianne. Y, por supuesto, los zapatos de la novia eran unas sandalias blancas de taco bajo dorado de Gacel.

Mientras tanto, el novio se vestía en una habitación contigua con su traje hecho a la medida de lino blanco de la tienda Rubinstein, era sencillamente perfecto. Recibió muy buena atención en la sucursal de Huérfanos, donde le aconsejaron ir a la de Vitacura, ya que ahí se encontraban los sastres. Todo salió impecable pues fueron muy profesionales y puntuales. Los zapatos fueron de Guante línea president, muy elegantes, tradicionales y de color café.

Por último, los anillos de matrimonio los escogieron en Joyas M.Coronado, donde recibieron una muy buena atención y excelentes valores.

Ceremonia y Sesión de Fotos

La entrada a la ceremonia civil fue realmente emotiva, ya que los novios decidieron entrar juntos tomados de la mano. Estaban realmente nerviosos, pero no hubo nada más lindo que esa majestuosa entrada. En la otra mano, Marianne llevaba un veraniego ramo de tulipanes con rosas color naranjo de la floristería Linda como una Flor, justo lo que la novia había pedido y soñado y que le llegó a domicilio sin retraso ni equivocaciones.

La decoración de la ceremonia quedó a cargo de Raquel, una tía de Felipe que les ofreció realizar los arreglos florales. La novia y Raquel fueron al mercado de flores y eligieron los colores que Marianne quería, como resultado la decoración fue simplemente excepcional. Muy contentos porque al fin todo estaba saliendo como lo habían planeado, la ceremonia terminó con los recién casados sonriendo y con una espontánea reacción de júbilo ante tanta felicidad.

La sesión de fotos quedó a cargo del fotógrafo Alexis Ramírez, quien realizó un trabajo muy profesional, siempre fue muy responsable, puntual y las fotografías de pre boda y matrimonio resultaron maravillosas. Alexis fotografía en esencia el encanto y la belleza de los novios y la boda, en su más intrínseca unicidad:

“Son fotos que creo que logran transmitir la emoción y el sentimiento de la pareja, creo que él de verdad se enfoca en los novios y eso es difícil en los matrimonios sobre todo cuando hay tanta presión familiar. Se nota que tiene experiencia, yo simplemente me olvidé de las fotos y me entregué completamente sobre todo cuando vi el material pre boda”. (Marianne 2016)

Banquete y Celebración

El lugar del evento escogido fue la Hacienda los Rosales, elegido por su belleza, el entorno natural y por tener piscina. Los detalles de la decoración los llevaron a cabo su hermana y su mamá: el diseño del menú, los porta menús en las mesas (unos maceteritos), el mapa de las mesas, los porta servilletas, incluso las cintas que iban alrededor de las sillas las hicieron de arpillera. Nicole, su hermana menor, hizo un árbol para poner mensajes de recuerdos para los novios.

“…cada detalle fue entre chistoso y estresante porque salían nuevas cosas de cómo implementar, pero valió la pena ya que le dio un toque muy rústico y cálido”. (Marianne 2016)

Cuando llegó la hora de los discursos, todos fueron muy emotivos, dándoles a conocer a los recién casados lo especiales que eran al estar constantemente creciendo juntos. Así también, hubo algunos que comenzaron desde ya a presionar para que tuvieran hijos, pero afortunadamente, Francesca, una de las mejores amigas de la novia, se hizo cargo de la situación y les dijo, en resumidas cuentas, “¡Filo, hagan lo que quieran!”. Además de haber resultado muy divertido, ese fue el respiro e impulso que los novios necesitaban para empezar a bailar y disfrutar este gran casamiento.

Por otra parte Paulina, la cuñada de Marianne, planeó el lanzamiento del ramo de la novia, realizando el “ramo de cintas”, una nueva tendencia en bodas donde unen el ramo a cintas de colores y las solteras sujetan los extremos. Marianne fue cortando cinta por cinta sin saber quién estaba sujetando cada una. ¡La soltera que se quedó con la cinta final, se quedó con el ramo!

Si bien los novios no habían acorado ningún baile, espontáneamente, se abrazaron y comenzaron a bailar la canción “Kissing a fool” de George Michael, un momento especialmente romántico e inolvidable. Y Cotillón Party llenó de corbatas y sombreros de colores la fiesta, muy acertado.

Fue un matrimonio especialmente entretenido, lleno de felicidad y vida. Las anécdotas fueron muchas, como cuando el novio lanzó la liga y todos los solteros se pusieron de acuerdo en no tomarla y tirar al novio a la piscina, Marianne y su suegra gritaron desenfrenadas haciendo un muro humano para parar a 20 hombres, ¡todo para que no lo lanzaran con el traje de novio!

También, Cherry, un amigo de los novios al que llaman “el rey del baile” por imitar los pasos de Michael Jackson, se puso a bailar todo mojado y como en las películas, toda la fiesta lo empezó a seguir, ¡muy divertido y extremadamente memorable!

Y a la salida, los invitados se llevaron como recuerdo de este magnífico evento, las tarjetas de agradecimiento que hizo Jocelyn Giese para el matrimonio de su hermana. Una boda muy emotiva, donde toda la familia tomó parte y juntos hicieron realidad hasta el más mínimo detalle con el que los novios siempre habían soñado. ¡Les deseamos toda la felicidad del mundo a Marianne y Felipe, que ahora en vez de 2 serán 3, felicidades por el bebé!

Tarjetas de invitación: Jocelyn Giese | Peinado y Maquillaje: Annya Nazal | Tocado: La Casa Blanca | Aros: Marcela Coggiola | Zapatos novia: Gacel | Traje del novio:  Rubinstein Sastres | Zapatos novio: Guante | Anillos de matrimonio: Joyas M.Coronado | Ramo de flores: Linda como una Flor | Centro de eventos: Hacienda los Rosales | Fotografía: Alexis Ramírez | Cotillón: Cotillón Party

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Danos tu opinión

Créditos: Yes I Do
Magda y Martín, ¡un amor de playa, de verano y de vida!
Se conocieron y enamoraron un día cualquiera en la playa en su país natal Uruguay. Con invitados de cuatro países celebraron el más entretenido matrimonio en Santiago de Chile, ¡imposible perdérselo!
Foto vía Shutterstock: Gita Kelpsiene
Torta de novios en Santiago: las 10 mejores pastelerías para endulzar tu matrimonio en la región metropolitana
La torta de matrimonio es la gran protagonista de tu mesa de postres. Revisa esta selección con las mejores pastelerías de Santiago para encargar tu torta de novios. ¡Nada como un buen bocado de pastel para cerrar con broche de oro una celebración de bodas!
Créditos: Carlos Romero
Francisca e Ignacio, ¡un amor de viajes, travesuras y eterno romance!
Habiéndose conocido por trabajo y siendo unos enamorados de los viajes, en plena Cartagena de Indias, se comprometieron a pasar una vida juntos, celebrando una boda romántica, bella y elegante. ¡No te la puedes perder!

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información