¿Renunciarías a todo por amor? Conoce la sorprendente historia de la princesa de Japón

Cuando el amor llega a tu vida, nada ni nadie puede hacerte renunciar a él, y es que como suele decirse “el amor todo lo puede”. Eso le ha ocurrido a la princesa Mako de Japón, una de las familias reales más tradicionales que existen en el mundo. El amor ha llamado a su puerta y la joven princesa se ha enamorado del abogado y plebeyo Kei Komuro, por lo que para dar el “Sí” tendrá que renunciar a sus privilegias reales.

Asia News Network
Foto: Asia News Network

El amor todo lo puede

El precio por conseguir el amor real y la felicidad a veces se paga demasiado caro. Eso le ha ocurrido a la princesa Mako de Japón, perteneciente a Casa Imperial nipona, una de las dinastías más tradicionales y que menos ha evolucionado con el paso del tiempo.

No es la primera vez que un miembro de la familia tiene que renunciar a sus privilegios y salir de la familia real. Sus estrictas normas ya afectaron a la antigua princesa Sayako, hija de los emperadores, y su ahora marido Yoshiki Kuroda, un funcionario del Departamento de Urbanismo en Tokio; y ahora la historia se repite con Mako.

La familia real cuenta en la actualidad con cuatro miembros con posibilidades de reinar, de los 19 que conforman la dinastía: el emperador Akihito (83), que abdicará en breve por problemas de salud; el príncipe Naruhito (57), primogénito de Akihito y sucesor al trono; el príncipe Akishino (51), hermano del sucesor; y el príncipe Hisahito (10), hermano pequeño de la princesa Mako.

También te pueden interesar ¡5 consejos para un matrimonio absolutamente feliz!

Una historia de la vida real

La pareja protagonista de esta historia se conoció en la Universidad Gakushuin de Tokio cuando ambos estudiaban, y es que Mako además de ejercer como princesa, ha querido formarse y superar nuevos retos. Se licenció por la Universidad Internacional Cristiana y realizó un grado de Museología en la Universidad de Leicester. Además, combina su papel de princesa con un trabajo en el museo de Tokio. Su pareja, el abogado Kei Komuro es conocido entre la sociedad nipona como el Príncipe del Mar, un “título” que se ha ganado por su implicación en la promoción de las playas de Shonan (Kanagawa).

Y a pesar de saber lo que este matrimonio conlleva, la joven princesa ha decidido comprometerse con el amor de su vida y renunciar a todas las ventajas de pertenecer a la casa real. ¡Mako ha apostado por el verdadero amor!

Japan News-Yomiuri
Foto: Japan News-Yomiuri

La Ley Sálica

La monarquía nipona es la más antigua que habita en el mundo, es por ello que tiene leyes más restrictivas que el resto de monarquías que conocemos, como es el caso de la Ley Sálica. Una norma que solo permite a los varones reinar y aleja a las mujeres del trono. En el caso de Mako, sus esperanzas de reinar son inexistentes, puesto que su hermano menor está destinado a esta tarea. A pesar de ello, de casarse con un miembro real conservaría sus privilegios.

Una historia que en pleno siglo XXI sorprende bastante, puesta ya son muchos los países en los que desde hace años reinan las mujeres. Reino Unido o Dinamarca, y otros muchos en los que reinará en un futuro la mujer, como es el caso de Holanda, Noruega o Bélgica.

ABC News
Foto: ABC News

Está visto que cuando el amor es verdadero, no hay nada que lo impida crecer y fortalecerse. Desde Zankyou aplaudimos la valentía y la decisión de la princesa Mako, una prueba que demuestra la fuerza del amor.

No te pierdas ¿Por qué las parejas se siguen casando como señal de su amor eterno? o ¿Cómo superar los problemas en una relación de pareja? ¡Psicólogos expertos nos dan las claves!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Danos tu opinión

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de organización de bodas o eres un profesional de este rubro, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen en más de 19 países. Más información