Tutú y Francisco, ¡un 28 de octubre histórico cargado de mucho romance y sorpresas!

Los novios se conocieron hace más de una década, habían estado en el mismo colegio y en niveles paralelos desde 1997. En el 2007 mezclaron los cursos y finalmente sus vidas se cruzaron. Ese mismo año en octubre comenzaron salir, pero no funcionó, ya que tenían personalidades muy distintas. Pero era una pareja destinada a estar junta, un amor consignado a tener éxito y al año siguiente, el 28 de octubre de 2008 se pusieron a pololear. La vida es tan sorprendente que nadie tenía como adivinar que nueve años después, exactamente el 28 de octubre del 2017, Tutú y Francisco celebrarían el más bello matrimonio en Santiago, ¡una fecha que ha marcado sus corazones!

Créditos: Rodrigo Villagra

Y así como estaban predestinados, estuvieron pololeando ocho años, disfrutando el uno del otro y complementándose en lo diferentes que pueden llegar a ser o en los distintos gustos que supieron compartir. Francisco es ingeniero y María Jesús educadora de párvulos, él es deportista, juega a rugby desde los 10 años, y fútbol de vez en cuando. A ella en cambio no le gusta el deporte, pero es su hincha número uno, y lo acompaña a todos sus partidos y campeonatos. También es amante de los animales, tiene dos gatos, la Sally y el Simba, con Francisco tienen a una perrita, la Tafi, que anda con ellos para todas partes.

Suelen tener mucha vida social, teniendo ambos muchos amigos y en su tiempo libre les gusta salir a comer o hacer asados con ellos. Y cuando no están compartiendo con sus amigos, están con sus familias. También les gusta mucho hacer eventos en casa, cantar karaoke y comer rico. Durante todo el tiempo que estuvieron pololeando siempre estuvieron convencidos de casarse, pero querían esperar terminar la universidad, Francisco estaba finalizando el magister, y Tutú estaba trabajando.

Créditos: Rodrigo Villagra

En el verano del 2017 fueron de vacaciones a Pucón con la familia de Francisco, y el 14 de febrero salieron los dos como lo hacen todos los años para esa fecha. Durante el aperitivo hicieron un brindis y cuando le tocó a Francisco, sacó el anillo y le propuso matrimonio.

“¡La Tutú jamás sospechó nada! Toda la familia de Francisco sabía, sus hermanas, papás y algunos amigos, todos esperaban la noticia muy nerviosos (como si después de tantos años la Tutú le iba a decir que no), y nos estaban esperando para celebrar todos juntos.” (Tutú y Francisco, 2018)

La novia llamó a su mamá por teléfono para contarle, y lloraban juntas. Toda la familia, de ambas partes, los apoyaba completamente, aunque consideraban que eran muy chicos para tomar una decisión tan significativa. ¡Después de tantos años, todos sus amigos esperaban con ansias el compromiso y matrimonio!

Créditos: Rodrigo Villagra

La organización de la boda fue al estilo y ritmo de los novios. Tenían la idea de hacer algo no tan formal, más relajado, tal y como son ellos mismos. Además, querían un centro de eventos más bien campestre y rústico, así fue como escogieron Hacienda Linderos, una casona antigua con vistas a una viña, que convenientemente se encuentra ubicada cerca de la Parroquia Sagrada Familia de Linderos y a solamente 30 minutos de Santiago.

Teniendo el lugar y la fecha del matrimonio, el 28 de octubre, mismo día que cumplían nueve años juntos, se dispusieron a realizar los partes de matrimonio. Éstos fueron diseñados por el hermano de Tutú y los mandaron a imprimir a Productos Gráficos O&S Ltda. Venía el parte, con el sobre del mismo tipo de papel, y adhesivos personalizados para cerrarlos.

Preparación de los novios

María Jesús se maquilló y peinó en la Hacienda Linderos. De esta labor se encargó la profesional Lorena Rosales, quien también llevó consigo el tocado que la novia usaría. Tutú uso colores suaves en el rostro y un peinado semitomado con ondas que caían por sus hombros.

El vestido fue confeccionado por la diseñadora Mariana Bruron, a quien los novios conocen desde hace un tiempo. Su trabajo es muy bueno, con precios muy asequibles y todo diseñado a la medida y en conjunto, ya que confeccionó el vestido, la cola, el falso y la chaqueta, incluso el vestido que Tutú uso para el civil. La novia completó su look con unos zapatos blancos con terraplén, estilo princesa, comprados en Aliexpress. Para la fiesta se cambió a unas sandalias doradas Azaleia, con taco grueso y muy cómodas.

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

En cuanto a las joyas, Tutú uso unos aros comprados en la tienda Patioriente, una pulsera de su mamá y el anillo de compromiso elaborado por Macarena Undurraga, el cual fue hecho a la medida, de oro blanco y diamantes. También tenía ocho diamantes por el interior que representan los ocho años de pololeo que llevaban al momento de comprometerse. Los anillos de bodas de oro y estilo corte inglés, lo mandaron a hacer con Magdalena Cahís Simian, quien realizó un gran trabajo, de muy buena calidad y buen precio.

Créditos: Rodrigo Villagra

Por su parte, Francisco se fue a cambiar a su parcela en la laguna Aculeo, fue con varios amigos y su papá, quien lo ayudó a vestirse. Decidieron que se prepararía ahí en vez de Santiago, porque así sus amigos podían dejar autos, bolsos y ropa, ya que posterior al matrimonio, volverían a disfrutar con asado y piscina lo que quedaba del fin de semana.

El traje del novio de color negro fue comprado en Trial, donde también compró el gillette gris con rayas, la corbata del mismo diseño, la camisa y colleras. Completó su atuendo con unos zapatos negros Guante.

Ceremonia y sesión de fotos

Como los invitados ya se trasladarían a Linderos, decidieron realizar la ceremonia del matrimonio en el mismo sector, eligiendo la Parroquia Sagrada Familia de Linderos. Tanto Francisco como María Jesús llegaron a casarse en un elegante Cadillac antiguo descapotable de color negro que les prestó un gran amigo y quien fue también el chofer. De hecho, este automóvil sería el medio de transporte de toda la jornada, primero llevó a Francisco de la Laguna de Aculeo a la Iglesia, después a Tutú de la hacienda a la iglesia, y luego ambos a la sesión de fotos. De vuelta regresarían a la hacienda y al final de la fiesta a la Laguna de Aculeo.

Créditos: Rodrigo Villagra

Cada instante de la ceremonia fue acompañada por las voces del Coro Aclaró. Canciones que los novios les habían encargado y planificado para cada momento. Para llevar a cabo una excelente presentación, también contrataron a un sonidista que el coro les recomendó y con quien trabajan siempre.

La misa fue preciosa y muy emotiva, llevada a cabo por Tomás Scherz, amigo de la familia de Tutú. La novia se veía bellísima con una amplia sonrisa y su ramo de flores de girasoles, maule blancas, astromelias blancas, ilusiones y follaje, el cual fue elaborado por sus tías. Al terminar, Tutú y Francisco salieron tomados del brazo, esta vez como marido y mujer. Tan pronto como vieron la luz natural, una lluvia de pétalos rosados les dio la primera señal de festejo de un día que sería inolvidablemente entretenido.

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

La sesión de fotos fue simplemente perfecta, se lucen los colores de la viña y la elegancia retrospectiva de las vías del tren como escenario, mientras el cielo se funde con los árboles en un atardecer fuera de serie. El fotógrafo Rodrigo Villagra retrató con viveza el romanticismo y alegría inmensa de los novios que se ven y se sienten completamente felices.

“…vimos su trabajo y nos encantó. Lo contactamos, nos juntamos y le contamos lo que queríamos, él aceptó todo. La verdad Rodrigo tiene muy buena disposición y buena onda, además de un trabajo muy bueno. El día del evento llegó a la hora, fue con una asistente, e hizo todo lo que habíamos conversado en la reunión previa. Luego envió las fotos antes del plazo establecido, por lo que lo recomendamos a ojos cerrados.” (Tutú y Francisco, 2018)

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

Celebración

La Hacienda Linderos estaba preciosa, desde el área del cóctel hasta el sector de banquete y fiesta. Los miles de colores, flores y la decoración de ensueño fue responsabilidad de Dominga Eventos. Un día fueron Mauge Álvarez y Tutú a elegir y comprar las flores al terminal de flores, eligiendo maules blancos, burdeos y amarillos, mini rosas naranjas, amarillas y fucsias, gipsofilia, wax, eucaliptu, lilium orientales blancos, perritos amarillos y naranjos, hierbera blanca, amarilla y naranjo. ¡Simplemente una combinación hermosa!

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

Mientras los novios realizaban su sesión de fotografía, los asistentes se deleitaban con el cóctel de Dominga Eventos y con un carro de dulces Ambrosoli que los novios habían obtenido concursando a través de emails y de la expo-novios. Arturo Ortega, encargado del centro de eventos, se preocupó de que todo estuviera perfecto para empezar la celebración.

“El carrito de dulces Ambrosoli que tuvimos durante el cóctel, lo disfrutaron todos, los más chicos, que no había tantos, y los más viejos también. Se entregaba una bolsita, y cada uno podría escoger los dulces que quería.” (Tutú y Francisco, 2018)

El cóctel también estuvo acompañado del Coro Aclaró, los novios habían escogido canciones del repertorio de los músicos que no fueran de misa y todo salió simplemente perfecto. Luego pasaron a la cena que era en el patio trasero de la casona, se encontraba encarpado y tenía vista a la viña. Fue entonces cuando comenzó la primera sorpresa de la jornada, que al parecer muchos invitados esperaban. Los novios hicieron un baile de un mix de tres canciones; “Vals de la bella y la bestia” versión de Ariana Grande y John Legend, “Como un trueno” de los Ilegales y “You are the one that I want” de Grease. Este baile lo prepararon con seis clases en la Academia Constanza Prieto. Francisco y Tutú le contaron a Constanza lo que querían y ella fue creando el baile con ellos. Lo pasaron muy bien, tanto en los ensayos como el día del evento. ¡una entretenida manera de empezar la noche!

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

Después de la sorpresa vino el brindis y se abrió el banquete. Los novios siempre quisieron que la comida no fuera tan protocolar, algo distinto, rico y abundante, por lo que optaron por un buffet auto servicio de sándwich y fajitas, donde al final había un mesón de postres. Todo fue organizado por Dominga Eventos, quien les ofreció el menú por el que habían optado, se encargaron también del cóctel, barra libre y bajón. Como señalan los novios; “Mauge Álvarez, de la banquetera, se encargó de que todo saliera a la perfección.”

La torta de novios la mandaron a hacer a De Mi Pequeña Cocina, la diseñó Francisco, y si bien era algo más bien decorativo, estaba deliciosa. Ésta constaba de dos pisos, el primero de panqueque y el segundo de bizcocho, en la cima había una figura que representaba a los novios; Francisco con su camiseta y pelota de rugby, y Tutú con el vestido de Bella y orejas de Minnie. También se encontraba decorada con sus iniciales y con la sombra de sus dos gatos y su perrita. Hubo otras tortas de milhojas en el mesón de postres, muy contundentes y ricas, que fueron encargadas a una señora cerca del sector de Cantagallo.

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

En el escenario diseñado para los novios y con las luces apuntando hacía ellos, se dio inicio al primer baile de recién casados, la canción elegida fue “Andre Rieu” de Strauss & Co. Los novios danzaron lentamente su vals, para luego continuar bailando con sus padres. El DJ Francisco Yáñez de JPL Eventos estuvo impecable toda la noche. Los novios habían tenido una reunión con él, donde habían conversado los estilos de música que querían y no querían, como electrónica. Le pidieron que fuera variando constantemente en épocas de música, para que los invitados de todas las edades no se aburrieran. “La verdad logró que la pista estuviera todo el rato llena. También se encargó de temas de audio con el coro, de las luces con la banquetera, etc. Todo muy profesional.” (Tutú y Francisco, 2018)

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

Durante la fiesta hubo diversas sorpresas que animaron una y otra vez a los invitados. El tótem de fotos de Efepe fue muy entretenido, Francisco diseñó las tiras que venían con las fotos, y el personal de la empresa, además de tener muy buena disposición, complementó los servicios con un cotillón muy divertido y una “Go pro” que venía en una especie de pelota, se iba pasando entre los invitados, quienes, durante una hora fueron grabando mensajes y distintos momentos de la fiesta. También los amigos del equipo de rugby de Francisco, “Los Diablos de Ingeniería”, mandaron a hacer corbatas para todos con el logo del equipo ¡incluyendo al novio!

Una muy novedosa idea fue la barra de shots de Jagermeister contratada a Black Shot Jagermeister. Ellos pusieron 300 vasos de shots y una Jagerette, quien se encargaba de servir y repartir los vasos. La música estaba excelente, los invitados disfrutaron de una amplia variedad de tragos y el ambiente estaba muy prendido con todos los detalles, colores y actividades que los novios habían preparado.

Créditos: Rodrigo Villagra
Créditos: Rodrigo Villagra

Pero en medio de la fiesta, hubo una última intervención de la que los novios no sabían, ¡una sorpresa preparada por el papá del novio con sus amigos! “Se mandaron hacer unos trajes que parecían enanos con una tía de Francisco, e hicieron un baile cómico de YMCA. Esto ocurrió entre medio de la fiesta, y la verdad fue inesperado para todos, y salió muy divertido. Es de las cosas que más nos comentan…” (Francisco y Tutú, 2018)

Más tarde llegó el esperado momento donde Francisco obtendría la liga de su ya esposa, la cual fue amarrada a la caja de whisky que el novio lanzó por lo aires hacía un grupo de invitados que se abalanzó para agarrarla. Luego fue el turno de Tutú que optó por realizar “el ramo de cintas”, éste estaba sujeto por 40 cintas de 3 metros por 3 cms cada una y eran de los mismos tonos de las flores del ramo. ¡La soltera que se quedó con la última cinta sería la próxima en casarse! El ramo que utilizó la novia fue hecho por la estilista Lorena Rosales, tenía rosas enanas color crema, gerberas blancas, marsalas hipericum rojo, maule marsala, Ilusiones blancas y helechos cascada finos.

Créditos: Rodrigo Villagra

Aproximadamente a las dos de la mañana irrumpieron unos robots de Hombre Led que bailaban en sancos, hicieron un limbo led y repartieron FireBall con unos dispensadores que tenían. Llegaron a animar aún más una celebración de 320 invitados que estaba en la cúspide de la diversión.

A la misma hora se encontraban listos unos corderos al palo que se habían estado cocinando toda la noche, se sirvieron con pan amasado y pebre. Sergio Onofre fue el encargado de traerlos, prender el fuego y prepararlos. Los novios decidieron este menú de bajón porque a Francisco le encanta el cordero al palo, por lo que tenía que ser parte de este matrimonio lleno de detalles únicos.

Créditos: Rodrigo Villagra

Los recuerdos del matrimonio que los novios prepararon para los invitados, además de todas las ya mencionadas sorpresas, fueron un regalo bastante original; latas con distintos diseños y frases divertidas para colgar en la casa; “Si bien la mayoría de las frases nos solían representar, muchas fueron pensadas en algunos invitados jajaja.” (Tutú y Francisco, 2018)

Las latas fueron diseñadas por Francisco y las mandaron a hacer a la empresa de los papás de él, Graficenter. Se hicieron 50 diseños y eran 8 de cada una, la idea era que sobraran para que los novios y sus familias pudiesen sacar más de uno, ¡pero eso no pasó, los invitados se llevaron muchas porque les encantaron! María Jesús y Francisco estaban muy contentos con el resultado, ahora cuando van a las casas de sus invitados tienen las latas colgadas en la parrilla, en los baños, living, ¡en todas partes!

Cada uno de los momentos fue registrado no solo en fotografías también en un bello video hecho por Roger Leal de Roy Loyal Film Maker con el que los novios podrán revivir cada sensación, bailes, sorpresas y risas. El profesional viajó desde Concepción y su asistente estuvo con Francisco desde la preparación en la laguna, mientras que Roger estaba con Tutú en la Hacienda Linderos. Definitivamente fue un matrimonio preparado para garantizar la diversión, hecho con muy buen gusto y lo más importante ¡con mucho amor! Muchas felicidades por su boda y gracias por compartirla con nosotros.

“Creo que no hay momento más emotivo que el de la iglesia y el cóctel. Es el momento en que tanto los papás y los amigos demuestran más su cariño. También impresiona ver la cantidad de personas que se movieron por nuestro matrimonio, que viajaron, que bailaron y disfrutaron hasta tarde. La verdad que creemos que, si bien es una celebración nuestra, estamos agradecidos de todas las personas que hicieron este día posible. Todo salió a la perfección, y todos lo pasamos increíble.” (Tutú y Francisco, 2018)

Centro de eventos: Hacienda Linderos | Impresión partes: Productos Gráficos O&S Ltda | Maquillaje, Peinado, Tocado, Ramo para lanzar: Lorena Rosales | Vestido de novia: Mariana Bruron | Zapatos ceremonia: Aliexpress | Zapatos fiesta: Azaleia | Aros novia: Patioriente | Anillo de compromiso: Macarena Undurraga | Anillos de matrimonio: Magdalena Cahís Simian | Traje novio: Trial | Zapatos novio: Guante | Coro ceremonia y cóctel: Coro Aclaró | Fotografía: Rodrigo Villagra Fotografía y Video | Banquetera, Decoración: Dominga Eventos | Preparación baile de los novios: Academia Constanza Prieto | Torta principal: De Mi Pequeña Cocina | Iluminación, Música y Sonido: Francisco Yáñez de JPL Eventos | Tótem fotográfico, Cotillón, Go-pro: Efepe | Shots de Jagermeister: Black Shot Jagermeister | Robots: Hombre Led | Cordero al palo: Sergio Onofre | Confección latas: Graficenter | Video: Roy Loyal Film Maker |

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Danos tu opinión

Créditos: El Arrayán Fotografía
Carolina y Franco, ¡un amor que nunca se dejará de escribir!
En la romántica isla de Chiloé se comprometieron a una vida juntos, ¡celebrando una boda llena de detalles imperdibles que no puedes dejar de conocer!
Créditos:  Manu Maldonado Fotografía
Fran y Joaquín, ¡el augurio de cinco ramos y una pareja totalmente enamorada!
Apasionados por la vida, se comprometieron frente a tres magníficos glaciares para luego casarse entre risas, colores y mucho estilo. ¡Un matrimonio imperdible!
Créditos: Fabián Corada
Pamela y Felipe: el idilio de una boda de mil flores en primavera
Cuando Pamela conoció a Felipe se negó a darle nada más que su nombre, pero él encontró la forma de contactarla. ¡Una imperdible historia de amor con un matrimonio elegante, clásico y lleno de detalles románticos e inspiradores!

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información