Ventajas y desventajas legales del matrimonio: lo que debes considerar al momento de dar el sí

Ventajas y desventajas legales del matrimonio: lo que debes considerar al momento de dar el sí

Conoce y revisa algunos aspectos sobre la legislación de matrimonios y descubre todas las ventajas para tu familia tras el "Sí acepto".

Ventajas y desventajas legales del matrimonio: lo que debes considerar al momento de dar el sí
Créditos: Pajaritos en la Cabeza
  • Trámites matrimonio
  • Consejos
  • Recién casados

Además de las flores, el vestido de novia, los invitados y todos los preparativos que conlleva la planificación de tu boda, el día más importante de tu vida, debes considerar cuáles son las ventajas y desventajas legales que contrae la firma de este contrato nupcial.

¿Contrato nupcial? Sí, aunque suene un poco fuerte la palabra contrato, es lo que se utiliza al momento de casarte con el amor de tu vida. Quizás el tema legal sobre el matrimonio, más que una preocupación se ha convertido en un mito, ya que hay muchos rumores de la separación de bienes o regímenes patrimoniales. Sin embargo hay muchas parejas que sí toman en cuenta este proceso al momento de decidir unirse para toda la vida. Por eso, es importante tener en cuenta lo que indica la legislación en Chile.

Nuestro Código Civil define al matrimonio como “un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente”. Ahora, si bien se trata de un acto voluntario entre dos personas, generalmente jóvenes y con el futuro por delante, no es menos cierto que da comienzo a una nueva familia que trascenderá el mero ámbito de los cónyuges.

De acuerdo con las ventajas y desventajas legales, hablaremos acerca de los regímenes patrimoniales, ya que es el aspecto que a diario es sembrado por dudas y perjuicios para las parejas.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Capitulaciones matrimoniales en Chile: ¡todo lo que necesitas saber sobre los acuerdos prematrimoniales!

guardarDeborah Dantzoff
Créditos: Deborah Dantzoff

Regímenes patrimoniales en el matrimonio

En nuestra legislación actual es posible encontrar  tres regímenes patrimoniales del matrimonio:

  • Sociedad Conyugal.
  • Separación total de bienes.
  • Participación en los gananciales.

La sociedad conyugal, es el sistema más comúnmente elegido por los matrimonios chilenos. La característica fundamental de la sociedad conyugal está dada por el hecho de que es el marido el que normalmente administra tanto sus bienes propios, como los bienes sociales e incluso los bienes propios de la mujer. Tan sólo ve limitada su capacidad de administración por el hecho de exigirle la ley contar con la autorización de la mujer.

Esto indica que el papel de la mujer bajo la sociedad conyugal es bastante limitado. Ella ni siquiera puede administrar o disponer sus bienes propios, y menos los sociales. Tan sólo debe concurrir en determinados actos autorizando al marido. Esto no quiere decir que ella no sea plenamente capaz, es sólo que por el hecho de adoptar este régimen patrimonial, se ve inhibida de administrar sus bienes.

Con todo, la mujer que ejerce un trabajo separado del de su marido, esto es que trabaja independientemente de su cónyuge, administrará con plenas facultades y sin ninguna injerencia del marido los bienes que sean fruto de su trabajo (remuneraciones, sueldos, etc.) y los que con este dinero adquiera. Seguro te interesa: ¿Cómo evitar el divorcio? Conoce las 6 principales causas.

guardarAlejandro Hermosilla
Créditos: Alejandro Hermosilla

Separación Total de Bienes

En el caso de la separación de bienes “cada cónyuge conserva el dominio que poseía al contraer matrimonio y de los que durante él adquiera, administrándolos con total independencia“. En este caso no se forma ningún patrimonio común. Como se puede observar, este sistema constituye la antítesis de la sociedad conyugal. De esta forma cada cónyuge responde de sus propias obligaciones.

En todo caso, los cónyuges casados bajo este régimen deberán proveer a las necesidades de la familia común en proporción a sus facultades.

¿Cuándo se puede pactar?

Recordemos que en principio la ley estima que los contrayentes optan por la sociedad conyugal, a menos que pacten expresamente la separación de bienes o la participación en los gananciales. La separación total de bienes puede acordarse tanto antes como en el acto mismo del matrimonio. Además si los cónyuges han pactado la sociedad conyugal o la participación en los gananciales, pueden en cualquier momento ponerle término acordando la separación de bienes.

guardarPajaritos en la Cabeza
Créditos: Pajaritos en la Cabeza

Participación en los Gananciales

Por último, este régimen, de reciente data y escaso conocimiento por los matrimonios chilenos, fue creado por la Ley 19.335 de septiembre de 1994, y se caracteriza porque en él los patrimonios del marido y de la mujer se mantienen separados y cada uno de los cónyuges administra, goza y dispone libremente de los suyo. Es decir, durante la vigencia del régimen funciona prácticamente igual que el de separación total de bienes, la diferencia va a surgir a la hora de ponerle término al régimen.

Previamente es necesario determinar algunos conceptos básicos. Se entiende por gananciales la diferencia de valor neto entre el patrimonio originario y el patrimonio final de cada cónyuge.

los gananciales son el resultado de la operación aritmética de comparar el valor del patrimonio de cada uno de los cónyuges en dos momentos específicos: el del inicio del régimen (patrimonio originario) y el de la terminación del régimen (patrimonio final). La comparación ha de hacerse en valor neto, esto es, se exige que se descuenten los pasivos constituidos por deudas u obligaciones.

Es decir, la diferencia que existe entre el conjunto de bienes y obligaciones que tenía cada cónyuge al momento de iniciarse el régimen, y el que tenían al finalizar el mismo.

Para efectos de determinar el patrimonio originario, los cónyuges, según corresponda, deberán hacer un inventario simple de sus bienes, el que será protocolizado por el oficial de registro civil al celebrar el matrimonio o al pactar el régimen durante la vigencia del vínculo. Si los contrayentes no tienen bienes al iniciarse el régimen, o tienen un patrimonio negativo, se considerará que tienen un patrimonio originario igual a cero. No te pierdas estos 5 consejos para un matrimonio absolutamente feliz.

guardarDianne Diaz
Créditos Dianne Diaz

En el ejemplo, si el patrimonio final de un cónyuge fuera inferior al originario, sólo él soportará la pérdida. Como se ve, este régimen beneficia al cónyuge que perciba menos ingresos durante su vigencia o que no los reciba en absoluto, haciendo nacer en su favor un crédito por la mitad de los excedentes de gananciales del cónyuge más favorecido. Al igual que en la separación total de bienes, en este régimen ambos cónyuges deben concurrir a los gastos de crianza, educación y establecimiento de los hijos, en proporción a sus facultades.

Como podemos apreciar no es un tema fácil de entender y tampoco es algo que podemos dejar a la ligera, ya que en un futuro podríamos arrepentirnos de haber tomado alguna mala decisión. Te interesará conocer las 20 cosas que debes hacer con tu pareja antes de tener hijos.

Unión Civil

Pero cuando de amor se trata y se toma la decisión de que es para toda la vida, el matrimonio civil o religioso pueden no resultar una opción. Encontramos la Unión Civil, nueva ley que puede ser aplicable tanto a parejas del mismo sexo como de distinto sexo. De este modo contribuye a terminar con la discriminación de las parejas del mismo sexo, constituyéndose como un estatuto integrador y protector.

Es el contrato que pueden celebrar las parejas que hacen una vida común, a través del cual el Estado reconoce su nuevo estado civil y regula ante la ley diversos aspectos familiares, patrimoniales y de derechos de salud, laborales y previsionales de su relación.

guardarDianne Diaz
Créditos: Dianne Diaz

La Unión Civil perfecciona el reconocimiento institucional y la protección de las parejas que sin estar casadas conviven, comparten patrimonio y constituyen un núcleo familiar. A la vez. establece que los contrayentes pasan a ser considerados por la ley como parientes. Los convivientes civiles tendrán un régimen de separación de bienes pero, si lo desean, pueden acordar un régimen de comunidad de bienes. Cada conviviente civil es heredero del otro de la misma forma y con los mismos derechos que corresponden al cónyuge sobreviviente.

En caso de que termine la Unión Civil, existe el derecho de demandar compensación económica, si uno de los convivientes no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa mientras duró la convivencia civil.

guardarTaller 7
Créditos: Taller 7

Como puedes ver, aparte del gran amor que se tienen como pareja es indispensable saber y conocer acerca de algunos aspectos legales que te van a unir para toda la vida con esa persona especial. Cual sea tu decisión va hacer la correcta y sin duda alguna, será la que irá de la mano con el profundo amor que se declare ese día tan especial.

Aspectos que resultan interesantes pero que no serán un problema cuando el amor existe para siempre, porque las bellas historias que duran toda una vida existen. El secreto del amor eterno: 63 años de matrimonio. ¡Descubre la romántica historia de esta pareja!

Selecciona a los proveedores que quieres contactar