Eliette, Eduardo y su "hija" Tirita, conoce la historia del comienzo de esta gran familia

El amor puede llegar cuando menos lo esperas y en lugares en los que ni siquiera sospechas. Si cierras las puertas a una amistad, puede que le estés cerrando las puertas al amor de tu vida. Por suerte, para los protagonistas de este matrimonio, Eliette se arriesgó con Eduardo.

Créditos: Taller 7

Todo comenzó un verano, en 2012, cuando amigo del colegio invitó a Eliette a un asado en un club de remo. Ese día se produjo el primer encuentro entre ellos, pues después de pensarlo un tiempo, decidió aceptar la invitación a la laguna de Acuelo. Eduardo era el presidente del club de regatas y tuvieron una gran conversación, aunque después de ese día no volvieron a saber del otro.

Pero a Eliette le cayó tan bien, que cuando creó su cuenta de Facebook no dudó en agregarle. Gracias a las tecnologías siguieron en contacto, hablando por celular y por las redes sociales, hasta que después de unas semana se juntaron para salir.

Créditos: Taller 7

Estuvieron saliendo por un tiempo, pero ninguno se atrevía a dar un paso más allá, hasta tal punto que Eliette pensó que Eduardo sólo quería su amistad. Sin embargo cada noche, durante todo ese tiempo, recibía pequeños mensajes de texto con poemas escritos por él. Y entonces, un día, ella se atrevió a decirle “¿me vas a dar un beso?” y  todo se volvió aún más bello y durante un paseo que hicieron en junio del 2012 al Cajón del Maipo, Eliette aceptó a Eduardo y se pusieron a “pololear”.

Créditos: Taller 7

En diciembre del mismo año, él comenzó a ver departamentos y en marzo del 2013 se compró uno y le pidió a Eliette que se fueran a vivir juntos. Ella le contestó que el día que tuvieran un perrito adoptado, se iría a vivir con él.

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

Así fue como el 5 de mayo de 2013 Tirita entró en sus vidas. Fueron al Centro de Rescate Canino de Ñuñoa – CRC y enseguida se enamoraron de esa pequeña y la adoptaron para comenzar a ser una familia.

Créditos: Taller 7

Tiempo después, cuando iban a cumplir su primer aniversario, Eliette quiso sorprender a Eduardo sin saber que ella también sería sorprendida. Compró como regalo sorpresa unos pasajes a Mendoza, mientras que Eduardo había reservado en las Cascadas de las Animas una noche romántica y cuando estaban cenando le dio un ViewMaster como regalo el cual mostraba en lindas imágenes toda su historia juntos. La mejor sorpresa de todas fue cuando llegó a la última foto donde había una sortija de matrimonio, la misma que Eduardo sostenía en su mano en ese momento y con la que le pedía pasar juntos el resto de sus vidas.

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

 

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

Primero compararon los pasajes para la Luna de Miel a Europa y después decidieron la fecha. Tenían claro que querían casarse por el civil, al aire libre y de día, por lo que, después de mucho buscar, encontraron el lugar de celebración perfecto, El Rincón del Raco, ¡estaba en la misma cuadra del lugar donde se pusieron a pololear y en donde se habían comprometido! era cosa del destino. ¿Lo mejor de todo? Que no tenían ningún problema en que Tirita estuviera con ellos.

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

 

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

Cuando comenzaron a pensar en las argollas de matrimonio, buscaron un lugar donde les permitieran hacer sus propias argollas, ¡con sus propias manos! La madre de Eliette les regaló algunas joyas familiares y con eso y algo más, lograron hacer un par de argollas completamente únicas e irreemplazables gracias a la clases de orfebrería y en taller de Cata Martinez.

selecc1

La decoración del lugar, fue un regalo de sus familias y la madre de la novia, con una amiga suya, hicieron el ramo de novia. El maravilloso vestido que lució la novia, de tirantes y lleno de encajes, era de Santo Encanto y el maquillaje y peinado que ayudó a Eliette a brillar en su día más especial, estuvo a cargo de Punto Spa de Providencia.

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

El tiempo les favoreció y en un hermoso y soleado día, rodeados de sus seres más queridos, contrajeron matrimonio. Todo fue muy mágico, y Eduardo cantó para su mujer una canción en frente de todos.

Créditos: Taller 7

Sin embargo hay una escena que ninguno de ellos ni de los invitados olvidará, cuando Tirita llevó las argollas de matrimonio al altar.

Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7
Créditos: Taller 7

El encargado de inmortalizar un momento tan especial para los novios fue Taller 7, formado por el matrimonio de Daniela y Patricio, expertos fotógrafos con gran experiencia en el mundo de las bodas.

Si te ha gustado este matrimonio y la participación de Tirita en él, no dejes de leer: Tus mascotas en tu matrimonio, ideas para que participen el gran día.

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Danos tu opinión

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información